Apoyo a las ciclovías de Quito (Ciclo Q)

Celebramos y apoyamos sobremanera el hecho que el Municipio de Quito, al fin, haya incluido decididamente entre sus prioridades el diseño y construcción de una importante red de ciclovías permanentes (exclusivas o compartidas) en la ciudad.

Igualmente confieso que hemos sentido malestar por el diseño de algunas, así como la manera y la demora en terminar de implementarlas.  Y es a estos últimos hechos a los que atribuimos la serie de conflictos y malentendidos que se han generado últimamente en las calles donde se han empezado o terminado de implementar estas ciclovías y que ha trascendido a las redes sociales y medios de comunicación.

Imagen

Si bien es cierto que se han cometido varios errores de trazado y diseño en algunas de las ciclovías, no es menos cierto que ya se han corregido o se están corrigiendo.  Y también es evidente que, a medida que avanza la implementación, el verdadero problema salta a la vista.  La excesiva dependencia al auto por parte de una minoría, de la minoría automotorizada.

No todos quienes usan auto tienen dependencia de el. No. Pero si una minoría dentro éste grupo. Minoría que ha llegado a creer que por tener auto (insisto no todos quienes tiene auto piensan así) tienen el privilegio de pasar por encima de cuanto obstáculo se interponga entre su hojalata con motor y el universo.  Aceras, pasos cebras, parques, peatones, ciclistas, policías, semáforos, mascotas y un largo etcétera, no son más que estorbos a la hora de ejercer ese aparente derecho y estatus que le brinda la sensación de aislamiento y vértigo que le produce el encierro y la velocidad.

Hoy, igual que hace 10 años cuando comenzamos con el Ciclopaseo de Quito, el cual se ha convertido en una incuestionable realidad de humanización y laboratorio social que ha promovido y generado más beneficios y ventajas como pocas iniciativas ciudadanas en el país, así como las primeras ciclovías construidas en 2008 (Ciclo Q);  las actuales ciclovías en Quito representan el rompimiento de un “vicio circuloso” -léase vicio de la circulación- al que nos habíamos y habríamos acostumbrado de no ser por la incesante lucha de aquellos, pocos al principio, decenas luego y miles ahora, activistas y ciudadanos cotidianos que hemos empujado y llevado sobre nuestros hombros y bicicletas la responsabilidad y la pasión de no solo pensar, sino de construir una ciudad diferente.

Hoy, como entonces las voces de crítica se levantan igual que los vientos del verano. Pero no habrá viento que detenga esta masa crítica de humanidad, de conciencia y de beneficio colectivo, que viaja en bicicleta. Vamos 20 años luchando y ya somos miles.  Estaremos 20 años más y seremos millones.

Hacemos votos para que las ciclovías se terminen lo más rápido posible y así podamos iniciar una campaña de socialización, con o sin apoyo del municipio, para fomentar el uso y respeto de estos espacios ganados por y para los ciudadanos.

Imagen

De igual manera como defendemos las ciclovías, seremos los primeros en evaluar y detectar posibles fallas, así como los primeros en proponer cambios o correcciones, tal y como ya lo hemos hecho.

A nombre de CiclóPolis y del mío propio,

Diego Puente Corral
Vocero

Fotos: Alexandra Montalvo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Boletines CiclóPolis, CiclóPolis, Ciclo Q, Ciclopaseo de Quito, Movimiento ciclístico y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Apoyo a las ciclovías de Quito (Ciclo Q)

  1. Juan Avilés dijo:

    Comparto contigo, tan interesante experiencias vividas, como un ciclista mas, es importante ser inclusivos con todos los actores sociales en el contexto de la movilidad, llámense biciletas peatones dueños de negocios, vendedores de tarjeta zona azul, policia metropolitana, policia Nacional, conductores de motocicleta conductores de automóviles.
    La verdad he apreciado poco el diálogo social que requiere fortalecerse en este importante tema, eje transversal para la salud y movilidad ciudadana.

  2. Luis Daniel Vallejo M. dijo:

    Ciertamente ser inclusivos con los actores sociales que están directamente involucrados en el plan de ciclovías es importante. Las tiendas y negocios que se sienten afectados por situaciones de parqueo, por ejemplo. ¿Como hacer que estos apoyen tan hermoso proyecto?. ¿Como entregarles beneficios, o indicarles como utilizar esta nueva situación a su beneficio?. Creo que acciones enfocadas a dar vistosidad a las posibilidades de comunidad, entorno a la ciclovía la haría mas fuerte. O quizá acciones entorno a beneficios económicos que se puedan idear. Que la gente que tenga la suerte de tener una ciclovía frente a su casa, fundación o negocio, lo tome así, como una suerte, como algo que proteger.

  3. Ivan Pazmino dijo:

    Pienso que es super mala idea la bicicleta como medio de transporte, por que su uso a gran escala si congestiona, igual que cualquier vehiculo, la gente se cansa y no es por baga si no mas bien por el fuerte trabajo muscular que require su uso en especial en las pronunciadas subidas de la capital, trae problemas de articulaciones por sobreuso, problemas de espalda, sudor, mas consume de agua por que se debe labar mas la ropa, en caso de gente que use su fuerza para trabajar ocmo en el caso de obreros de la cosntruccion esta se ve mermada por el uso de la bici, en definitiva no es una Buena propuesta, si se quiere de verdad inovar se deberia pensar en medidas como provender al uso de vehiculos unipersonales motorizados, incentivar que se use el auto con muchos pasajeros, por ejemplo que un auto con cuatro personas quede immune al pico y placa, y asi es cuestion de pensar major, eso si el uso como deporte del aparto debe ser estimulado para los que les gustan esa actividad, pero no se debe imponer como un medio de transporte…… saludos

  4. Luis Daniel Vallejo M. dijo:

    La bicicleta como medio de transporte para medianos o cortos viajes. Estos sin lugar a duda requieren de esfuerzo, mas lejos de producir cansancio, suelen por el contrario incentivar. A diferencia del carro la comunión con el entorno es mucho mas directa. Eso hace entornos de comunicación mas amenos. Amenos para unos y no para otras, talvez se diría. Pero el exceso de ruido, gases, y una capacidad potencial de causar daño son factores innegables que coexisten con los automóviles. Estos en exceso son indeseables. Producir trafico, mas bien lo descongestiona: si se usara la bicicleta(masivamente) para viajar tan solo tramos cortos el trafico bajaría. Si se la usara para trayectos medianos y cortos…..

  5. Alex Mantilla Herrera dijo:

    No considero que el espacio de las ciclovías sea un “espacio ganado por los ciudadanos”. Me considero tan ciudadano cuando uso la bicicleta como cuando camino o utilizo el automóvil, que por motivos de trabajo, lo hago todos los días.

    Considero que el problema del tráfico y la movilidad en Quito tiene un solo pilar fundamental que es el cultural. Pienso que lamentablemente, es ese el problema, cada quien se cree con derecho de invadir un paso cebra o ignorar una luz roja o un disco PARE. Independientemente de sí usa su vehículo a motor, su bicicleta, o sólo camina.

    He utilizado los ciclo paseos dominicales como puente para llegar a mi real destino y he podido ver grandes manifestaciones de irresponsabilidad de las personas que llevan a sus mascotas o, lo que es peor, los niños, cuya natural imprudencia no es controlada por sus padres, y no veo una campaña que mueva a las personas a entender, menos a usar las más elementales nociones de tránsito ordenado.

    Se que ha habido algunos accidentes, más o menos serios, pero Ciclópolis no ha emprendido ninguna acción tendiente a esta concienciación.

    Esta vez lo pongo por escrito, porque ya lo he dicho antes, cuando los muchachos de esta entidad se acercaban a solicitar firmas de apoyo para que el ciclo paseo se mantenga.

    Sin embargo, sigo creyendo que Ciclópolis tiene la gran oportunidad de crear conciencia del uso y abuso de un vehículo en el tránsito urbano (la bicicleta también es parte del tránsito urbano), la importancia de respetar las señales de tránsito, tanto para ciclistas como para peatones. Después de todo, muchos de los ciudadanos que rodamos en bicicleta los fines de semana, conducimos nuestros vehículos o caminamos en días de trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s